jueves, 5 de marzo de 2009

LITERATURA FEMINISTA

LITERATURA FEMINISTA

Destaca por su valor testimonial y reivindicativo. Radica en la protesta, el compromiso particular de revisar la obra con perspectiva de género.
Las novelas, según Virginia Woolf quedaron afectadas por la falta de experiencia de las autoras en el ámbito de lo público, se observa en ellas un marcado ámbito privado e intimista llevado al límite, al menos en las autoras del siglo XIX.
Las autoras feministas del s. XIX dan testimonio de una realidad androcéntrica, la condenan y buscan alternativas para modificar éste hecho injusto.
La novela escrita por varones también puede ser feminista, un ej. Casa de muñecas, reivindicativa tiene como punto de partida intención de subvertir y demoler tópicos establecidos, siendo un alegato claro que le valió a Ibsen ser nombrado miembro honorario de las sufragistas inglesas.



Son exponentes de esta literatura:
Virginia Worf
Simone de Beauvoir El Segundo Sexo 1949 Le Deuxième Sexe Se lo considera una de las obras más relevantes, a nivel filosófico, del
siglo XX.
Es una de las obras fundacionales del
Feminismo y utiliza los conceptos existencialistas para indagar acerca de la vida de la mitad de la humanidad. También es considerada una obra enciclopédica, pues aborda la identidad de las mujeres y la diferencia sexual desde los puntos de vista de la psicología, la historia, la antropología, la biología, la reproducción y las relaciones afectivo-sexuales.
La teoría principal que sostiene Beauvoir es que "la mujer", o más exactamente lo que entendemos por mujer (coqueta, frívola, caprichosa, salvaje o sumisa, obediente, cariñosa, etc.) es un producto cultural que se ha construido socialmente. La mujer se ha definido a lo largo de la historia siempre respecto a algo: como madre, esposa, hija, hermana... Así pues, la principal tarea de la mujer es reconquistar su propia identidad específica y desde sus propios criterios. Muchas de las características que presentan las mujeres no les vienen dadas de su genética, sino de cómo han sido educadas y socializadas. La frase que resume esta teoría es muy célebre: "No se nace mujer, se llega a serlo".

Librería escritoras: http://www.unapalabraotra.org

2 comentarios:

Irene de la Selva dijo...

Cuanto esfuerzo le supone a la mujer ser mujer. Y que dificil romper los estereotipos.Pero que bien ser conscientes de ello.

Grupo ALAS, asociación sin ánimo de lucro dijo...

Hola Irene, tomar conciencia de lo que una es, de cómo ha sido educada, es el primer paso hacia la libertad individual. Es verdad que da alegría de ser coscientes y sobretodo de saber que no se está sola en este pensamiento.
Saludos, Aurora